10.7.13

Escritores de la libertad





Escritores de la libertad (Freedom Writers,2007. También conocida como "Diarios de la calle") 


 En el film Escritores de la libertad , Erin Gruwell es una novel profesora, llena de ideales, que elige enseñar en el Instituto Wilson, a los estudiantes del Aula 203, encasillados como casos perdidos, inmersos en problemáticas de pobreza, historial criminal, padres en la cárcel, adicciones, y pandillas. Su propósito es hacer un aporte a la sociedad y, en lugar de hallar un programa educativo basado en la igualdad de oportunidades, encuentra un clima de tensión racial, intolerancia, desesperanza y cultura de pandilleros, en la que los jóvenes manifiestan una conducta social de auto-segregación, como forma de supervivencia. Este clima es favorecido por la Institución, al asumir las problemáticas como dadas y sin posibilidad de revertirlas. En una de las clases, la profesora, al interceptar una caricatura racista: un retrato de un estudiante afroamericano con labios y nariz exageradamente subrayados, se indigna por el dibujo, y lo compara con las caricaturas de los judíos, hechas por los nazis, como forma de generar el odio racial que justificó el Holocausto. Pocos de sus alumnos saben lo que fue el Holocausto. Así que Erin percibe una forma nueva de plantear sus clases, para llegar a la integración y al respeto por la diversidad. Al ver el efecto que les había producido conversar de las víctimas del Holocausto, se le ocurrió hablarles de “El diario de Ana Frank” y de otras historias sobre la intolerancia y los infortunios vividos por chicos jóvenes como ellos. Pretendía crear un puente entre los libros y su formación vital, enseñarles que la educación tiene una gran fuerza liberadora y es un instrumento igualitario. Estudiar no significaba que tuvieran que renunciar a sus valores propios, a su experiencia; pero era importante que entendieran que ahí afuera les esperaba un mundo de oportunidades. Así surge en ella la idea de darles cuadernos para que se expresaran como quisieran, con un dibujo, un poema, o un diario escrito. Los resultados fueron admirables: por primera vez los chicos del aula 203 comprendieron el lugar que ocupaban en el mundo, viendo que había alguien dispuesto a escuchar lo que tenían que decir y se convirtieron en Escritores de la libertad. 


Imágenes

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Este blog tiene activada la moderación de comentarios. Una vez aprobado se publicará. Muchas gracias por tu visita.